Amamantar en postura reclinada

Mucha gente da por hecho que hay que sentarse con la espalda recta para dar el pecho. No ha de ser así necesariamente. De hecho, la evidencia científica sugiere que los seres humanos evolucionamos para amamantar en posiciones recostadas con nuestros bebés en posición vertical sobre nuestro pecho. Cada vez hay más evidencias de que las posiciones de amamantamiento reclinadas, también llamadas de Crianza Biológica o (Biological Nurturing™ en inglés) ayudan a los bebés a mamar de forma más eficaz y son más cómodas para las madres, especialmente en los primeros días y semanas.

La postura reclinada o de Crianza biológica (Biological Nurturing™) es realmente útil para esos primeros días y semanas ya que ayuda a conseguir un agarre profundo y eficaz. Puede hacerse piel con piel o con ambos vestidos. No es necesario que estés en la cama; el sofá o un sillón cómodo son una alternativa perfectamente viable, incluso puedes probarlo en una silla, bastaría con sentarte más al borde del asiento y dejar caer tu espalda hacia el respaldo de forma que ofrezcas a tu bebé una superficie sobre la que apoyarse.

Cómo hacer la postura reclinada:

  1. Podéis estar piel con piel o vestidos, como prefieras.
  2. Puedes colocarte cómodamente en la cama, en el sofá o en un sillón reclinable con apoyo para la espalda, y con almohadas para apoyar también la cabeza, los hombros y los brazos e inclinarte hacia atrás, con las almohadas como apoyo. Cuando te recuestes cómodamente y pongas a tu bebé sobre tu pecho, la gravedad lo mantendrá en posición con su cuerpo amoldado al tuyo y os ayudará en para mantener a tu bebé estable.
  3. Deja que la mejilla de tu bebé se apoye en algún lugar cerca de tu pecho desnudo. Puedes frotar tu pezón sobre el labio superior del bebé para animarle a abrirse de par en par. Mientras lo haces, es importante que su barbilla esté en contacto con tu pecho, de esa forma abrirá la boca ampliamente para ir a buscar el pezón.
  4. Puedes aprovechar el momento de apertura de su boca para acercar suavemente a tu bebé desde sus espalda, de esta forma el agarre será aún más profundo.
Mamá dando el pecho a su bebé en postura reclinada
En esta imagen vemos cómo madre y bebé están cómodos, el bebé está estable sobre el cuerpo de su madre y tiene acceso fácil al pecho


Shares