Extracción manual de leche

La extracción manual es una técnica poderosa. No necesitas ningún equipo ni fuente de energía. Es cómodo y gratuito. Te permite conocer mejor el funcionamiento de tus mamas y puedes hacerlo en cualquier lugar y momento.

El contacto piel con piel con la extracción manual favorece el reflejo de eyección de la leche o reflejo de subida. Muchas madres obtienen más leche utilizando la extracción manual sola o combinada con la extracción de leche que utilizando sólo el sacaleches.

La extracción manual es especialmente útil si necesitas extraer el calostro al final del embarazo o en los primeros días después del parto. Facilita la conservación de cada gota del preciado calostro.

La extracción manual es fácil de aprender y se hace aún más fácil con la práctica.

Antes de empezar

Es muy importante lavarse las manos y tener a mano un recipiente limpio y adecuado para recoger la leche. El calostro puede recogerse en un recipiente pequeño (5 ml) o incluso en una cucharilla limpia si se lo vas a dar a tu bebé inmediatamente. Una vez que la producción de leche ha aumentado, la leche puede salpicar en varias direcciones, por lo que puede resultar más práctico un cuenco, un recipiente de boca ancha o un biberón con embudo. En nuestra sección de conservación y manipulación de leche materna tienes información sobre qué tipo de recipientes usar para conservar la leche.

Tu rutina de extracción

Muchas mujeres tienen una rutina de extracción similar a esta:

  • Comenzamos fomentando el flujo de leche en ambos pechos. Hay mujeres que hacen masajes y otras simplemente se tocan un poco el pecho. Es importante hacerlo con las manos a temperatura corporal.
  • A continuación, extracción manual de cada pecho hasta que el flujo de leche disminuya. Si estás buscando aumentar la producción de leche, puedes ser buena idea seguir extrayendo durante un par de minutos después de que el flujo de leche se haya detenido.
  • Repetimos estos dos pasos al menos dos veces más. Seguramente ocurrirá que el flujo de leche disminuye o se detiene antes cada vez que lo repita.
  • La mayoría de las madres adaptan el método anterior a su gusto, así que puedes experimentar para encontrar lo que mejor funciona para ti.

Puedes consultar nuestra sección de trucos de extracción por si te resultan útiles para tu rutina.

Paso a paso

Comenzamos colocando la yema del pulgar en la parte superior del pecho (más o menos en el borde de tu areola), y las yemas de los dedos por debajo.

Continuamos presionando el pecho hacia la pared torácica para ejercer presión sobre los conductos de la leche.

Ahora se comprime el pecho entre los dedos y el pulgar para hacer avanzar la leche hacia el pezón, pero sin que los dedos ni el pulgar avancen sobre la piel, es más una cuestión de presión que de movimiento. Puedes imaginar que quieres unir tus dedos con tu pulgar, no que quieras resbalarlos sobre tu pecho.

Después de hacer esto se suelta y se repite rítmicamente: presionar-comprimir-relajar (como un bebé mamando) hasta que el flujo de leche se detenga.

A continuación, se gira la mano alrededor del pecho un poco y se repite la operación. Puedes hacer esto para cada sección del pecho hasta que lo sientas suave y cómodo. Es importante mantener los dedos y el pulgar opuestos mientras giras.

Cuando un bebé toma el pecho, la leche no fluye de forma abundante inmediatamente, por lo que es normal que la leche tarde un poco en empezar a fluir cuando se extrae. Cambiar de pecho a medida que el flujo se ralentiza ayuda a desencadenar nuevos reflejos de eyección.

Este vídeo demuestra la técnica de extracción manual. El vídeo está en inglés, pero aunque no lo hables, las imágenes ilustran muy bien la técnica.

Combinar extracción manual y mecánica

Combinar ambas técnicas puede ayudarte a sacar más leche que usando solamente el sacaleches.
Cada vez que te extraigas leche, puedes empezar con extracción manual para estimular la bajada. A continuación, puedes alternar alterne la extracción (doble si es posible) y el masaje/extracción manual hasta que el flujo disminuya. Puedes terminar extrayendo a mano directamente en la copa del sacaleches, cambiando de pecho hasta que sientas que ya no se puede extraer más leche o te apetezca terminar la sesión de extracción.
En este vídeo se explica cómo usar las manos maximiza la producción de leche. El vídeo está en inglés, pero si no lo hablas las imágenes son suficientemente ilustrativas como para entender la técnica.


Puedes acudir a nuestras reuniones si tienes dudas sobre este tema o sobre cualquier otro que te preocupe.

Ilustraciones cortesía de Sergio Ibarra Mellado


Shares